Se produjo un error en este gadget.

viernes, setiembre 23, 2011

Un ojo cerrado

La ideología siempre cierra un ojo a una parcela de la realidad. Necesita una explicación inequívoca para fundar su propuesta y , por eso, le molestan las contradicciones. Todo tiene que ser claro e indudable para las ideologías. Israel es siempre el agresor, Roca es genocida, la educacion tiene que ser gratuita, la minería envenena el medio ambiente, hay que repudiar a EEUU por aplicar la pena de muerte, el calentamiento global es obra de los estados capitalistas...y así sucesivamente.
La simplicidad se derrumba con una serie de proguntas incómodas, que surgen de los datos de la realidad. Como esos datos son incómodos, se los silencia, niega, minimiza, en su afan por lograr la claridad que necesitan.
Veamos el "caso Roca".
Roca, siempre me han dicho, y me lo creí, fue un genocida de indios. Al punto que ahora, el Gobierno se propone reemplazar los billetes de $100 con su imagen, por la de Yrigoyen, personaje más simpático y popular ( a menos que uno se ponga a investigar y encuentre que dejó que la represión en la Patagonia llegara a extremos trágicos, o que no fue muy feliz su actividad durante la Semana Trágica de 1918)
Reemplazan a Roca y no a Rosas, el del billete de $20. ¿Que tienen ambos que ver? Mucho: ambos encabezaron, con 50 años de distancia, campañas contra el indio, expediciones al desierto.
Pero, uno supone, la de Rosas fue más benevola, o dejó menos muertos. Error.
La Campaña contra los indios encabezada por el Gobernador de Buenos Aires en 1833 y coordinada por Facundo Quiroga junto a los gobernadores de Cordoba y de Mendoza se saldó con unos 3,200 indios muertos. Muertos no solo en la batalla sino fusilados, fríamente. Escribió Rosas a uno de sus coroneles: "Pero estos pricioneros no se descuide con ellos. (...). me parece puede para esto ser bueno Valle, quien luego qe. ya no haya nadie en el campo, los puede ladear al monte, y alli fusilarlos. Digo esto asi porqe. después de prisioneros y rendidos da lastima matar hombres, y los Indios qe. van con V. qe. lo vean aunqe. quizas les gustaria esto porqe. asi son sus costumbres, pero no es lo mejor. mas como no hay donde tenerlos seguro vale mas q. mueran y no exponerse a que se vaian y causen algun mal."

La campaña que encabezó Roca hacia 1879 , en cambio, produjo unos 1,200 indios muertos. O sea, menos de la mitad que la de Rosas. Pero a Rosas, ícono de la historia Nacional y Popular, "se le perdona" este pequeño desliz:. La campaña por demonizar a Roca es paralela a la campaña por endiosar a Rosas. Y para eso: cerrar un ojo, ver los 1,200 asesinados por Roca y no los 3,200 asesinados por Rosas.



viernes, setiembre 16, 2011

Igualitarismo



La idea de “un hombre, un voto”, esencia de la democracia, ha generado como efecto quizás imprevisto y negativo, la idea de que todos los hombres valen lo mismo, lo cual no es cierto, obviamente. No somos iguales. El tango lo dice claramente: “ Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso, estafador. Todo es igual, nada es mejor! Lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplazaos ni escalafón, los ignorantes nos han igualao.(…) Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón”
Obsérvese que Discépolo no solo se queja de la “igualdad moral”, donde da lo mismo “ser derecho que traidor”, sino de la igualación de méritos: “los ignorantes nos han igualao…lo mismo un burro que un gran profesor”. No hay “aplazaos, ni escalafón”. Es lo mismo ser “ignorante o sabio”.O sea, cualquiera aprueba los exámenes, cualquiera sube en su carrera, independientemente de su mérito.
Nadie, obviamente, podrá acusar a Discépolo de aristocratizante…Lo que señala el tango de denuncia más importante de la historia es la mezcla de calidades morales, intelectuales o sociales. “Vivimos en el mismo lodo, todos manoseaos”
 “Nada es mejor”, protesta: lo mismo la buena música que la chatarra o la cumbia villera, cualquier profesión da lo mismo, no valen los méritos sino la viveza o el mero azar.¿Acaso era conservador Discépolo, que adhirió en su momento al peronismo?
Bien. Queda claro que aun desde la sensibilidad popular se “discrimina” al burro del gran profesor y se exige que haya “aplazaos”.
La sensibilidad actual es exactamente la inversa: hoy el tango debería quejarse, diciendo “ Nos han discriminado con el cuento de que hay sabios o ignorantes. Somos todos iguales: todos debemos ser aprobados en los exámenes que nos propone la vida. Si no nos aprueban no es culpa nuestra: es que la enseñanza esta manipulada para que solo los hijos de los ricos aprueben, por eso Argentina sale penúltima en todas las pruebas internacionales de conocimientos del Secundario”
La queja es exactamente la opuesta a la de Discépolo.
Ese es un efecto no pensado de la democracia electoral. El hecho de que todos los hombres valen igual a efectos del voto poco tiene que ver con una especie de democratismo universal donde todo vale lo mismo. Los países que no destacan, premian, protegen o incentivan a los que más saben, a los que más crean, a los que más descubren, caen en la trampa del igualitarismo, que achata, congela y hace decaer la productividad, lo único que los salva del atraso y la desigualdad.
La desigualdad no se combate con igualitarismo sino con todo lo contrario: incentivando a los que no son iguales, a los mejores y tratando de que los que se destacan por méritos, motivación, inteligencia o creatividad sean los primeros, no parte del montón.
Así de duro como suena.

sábado, setiembre 10, 2011

Septiembre 11: la lógica de la muerte

¿Quién merecía morir esa mañana? Según Hebe de Bonafini, todos: los 3000 oficinistas, secretarias, ascensoristas, asistentes, ejecutivos, gerentes y porteros que trabajaban en las Torres. Digamos que otros, más modestos, repudiaron la muerte de esos empleados, pero no las de sus jefes. La pregunta es: ¿quien debe morir, a partir de qué cargo jerárquico la muerte está bien aplicada? : ¿jefes de sección, gerentes de producto, gerentes generales, directores, dueños?
Por ejemplo, supongamos que esa mañana se encontraban allí William Gates o Steve Jobs; ¿deberían esos millonarios morir? No, son jóvenes emprendedores, dirán algunos: propongo banqueros dirá otro. No, Rockefeller, afirma un tercero. Los dueños de la vida discuten desde dónde y a quién aplicar la “justicia revolucionaria”, en una repulsiva discusión con la lógica de la muerte, la única que conocen.
Ese día desaparecieron tres mil personas, tres mil madres no pudieron enterrar a sus hijos. Pero eso no importa: “algo habrán hecho” nos dice Hebe, y se queda tan campante.

martes, setiembre 06, 2011

"El Independent" me publica mi artículo "La paradoja hayekiana"

Link

La paradoja hayekiana




Nadie como F. Hayek para destripar la lógica del progreso y la innovación.
Las nuevas ideas , nos dice en Los Fundamentos de la Libertad, no pueden planificarse, no surgen por la orden de un superior. La nuevas ideas surgen de la imprevisible combinación de azar y aptitudes, de fracasos y aprendizaje, de motivaciones individuales y hostilidad de las mayorías. La matriz del progreso no está en la razón, únicamente, sino en las casi invisibles instituciones, costumbres, formas de organización que son producto de siglos de evolución humana. Hay un carácter preconciente en ese sustrato casi invisible, y a la vez imprescindible para el progreso.
La gran paradoja es que la razón tiende al control , la planificación y la predicción, pero ella es producto de la libertad, la espontaneidad y la imprevisibilidad de la conducta humana.
Independizada y poco conciente de su origen, la razón tiende a creerse omnisciente, omnipotente. Los formidables avances de la ciencia y la tecnología le otorgan una base desde la cual intenta , ni más ni menos, la toma del mundo, el asalto a la realidad para dominarla. Ahí, la razón se despeña por el precipicio del absolutismo. A partir de ahí, desprecia las tradiciones, las instituciones que ha ido creando la humanidad mediante la prueba, el ensayo, el error. La razón decreta rápidamente el fin de la religión, la desaparición de la familia e inventa mundos utópicos sin mácula de no-razón, puros, perfectos como un experimento científico. Rápidamente resume los humano a un fenómeno de la ciencia natural y quiere aplicarle las ecuaciones que explican el mundo natural. Desconoce que lo humano se define más que por lo biológico y lo psicológico, por lo que Víctor Frankl llama “noético”: el mundo de los valores, los significados, el mundo de la búsqueda de sentido para la vida. En este mundo, las ecuaciones simplemente no consiguen aprehender su esencia. El sistema humano no es un sistema solar, o un sistema meteorológico. No puede ser explicado, sino tan solo, comprendido.
En este contexto, la pretensión de explicarlo todo, de saberlo todo, de preverlo todo inventa monstruos: sistemas cerrados, basados en supuestos sentimientos de fraternidad y altruismo, que terminan siendo caricaturas de lo humano: carecen de libertad, de imprevisibilidad, de azar, de sentido.
Bajo esa amenaza vivimos: desde las exóticas pretensiones de la Revolución Francesa- que bajo la batuta de Robespierre supo unir Virtud y Terror, en un casamiento que aun hoy sigue vivo-  hasta las utopías socialistas, nacionalistas y anarquistas.
Claro que entre Religión y Razón pareciera que la luz está del lado de ésta. Entre medievalismo, islamismo y orientalismo y utopías racionalistas pareciera que la opción es clara. Esa es la trampa de la postmodernidad. Ninguna comprende la libertad como esencia del fenómeno humano y todas tratan, cada una a su manera, hacer previsible, seguro, estático y congelado el futuro.
La pregunta es: ¿no lo estarán consiguiendo?

lunes, setiembre 05, 2011

¿Tirar la toalla?

Leo, vuelvo a leer, miro y vuelvo a mirar. Todos los diarios de la "corpo" -como les dicen los del gobierno-  nos llenan de analisis de por qué Cristina arrasó el 14 de agosto, y del ya imparable estilo "primer peronismo" que se aguarda para octubre. Me deprimo. Son los mismos diarios que hace un año y medio daban por muerto al kirchnerismo. Y yo con ellos, alegremente hablando de postkirchnerismo. Estaban y estuve equivocado. Profundamente equivocado. El sueño del 2009- un gobierno soberbio mordiendo la derrota- fue solo un espejismo, casi una burla de la historia. La dura realidad es ésta: Randazzo dando catedra de control de medios, todo el gobierno preparando la gran ofensiva, el "vamos por todo" que sobrevendrá al mero trámite de octubre. Allí, a sacarse las caretas, y jugar al "Cristina Eterna", reforma constitucional mediante. Y con amplias posibilidades de ganar.
En este contexto, voy a tirar la toalla. En el sentido de que no me dedicaré más al analisis de lo absurdo (una sociedad que le da un cheque en blanco  a un gobierno con ansias de eternidad, una locura consentida) Me dedicaré a la lectura y comentario de los grandes pensadores, esos que me hacen vislumbrar que detrás de la sumisión de una sociedad a un proyecto nefasto de poder, puede haber "otro mundo posible". Mientras tanto, es bueno apartarse por un tiempo de las caras de Randazzo, Boudou, Moreno y Ella, tan llenas de placer, tan sedientas de más, como si tuvieran poco.
Empezaré por F. Hayek, con su magnífico "Los fundamentos de la libertad", posiblemente la obra cumbre de filosofía política del siglo XX. Se que con esto conseguiré baja audiencia, pero en estos tiempos no se trata de "ganar" sino de sobrevivir a la oleada chavo-populista que nos va a tapar.

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!