Se produjo un error en este gadget.

domingo, septiembre 25, 2005

Dejar de fumar: química y sentido

Yo dejé de fumar. Cansado de las apelaciones morales “no fumes, pensá en tu familia”, cansado de la diabolización del tabaco, pensé en cómo salir de la trampa
Al lado, casi en el mismo campo del discurso “moral”, el discurso psi me decía: "es inútil que intentes dejar de fumar si no te sometes a un análisis estructural, radical que desbroce tu sistema de defensas y que además te asegure que no reemplazaras el cigarrillo por algo peor." Guau.

Así, entre la culpa y la idea absurda de que para dejar de fumar necesitaría diez años de cuatro sesiones diarias, apareció la química. Unos parches con nicotina que me permitirían la aventura de dejar de fumar en solo dos meses.
La moral y el psi se unieron para desvalorizar la química. “No, si no resolvés tu conflicto, la química será un simple atajo para evadir tus responsabilidades de adicto. El tema es: ¿Por qué fumás. Que queres demostrar con esa autodestrucción? Dejate de parches y analiza tu vida”.
Así anduve varios años más: había probado los parches, veía que bajaban dramáticamente las ganas de fumar, pero la psicología me quería demostrar que eso no era más que una leve respuesta al placebo, que el mal seguía en mi, duro de matar.

Dejar de fumar, además, implica cambiar las prioridades. Se relaciona con el ”sentido de la vida”. Si consideramos que el mundo es agresivo, que cada llamada de trabajo nos juega enteros o que este problema de hoy determina mi futuro íntegro, entonces prendo el cigarrillo, porque tal gravedad requiere una defensa adicional. El cigarrillo es mi intimidad, mi pequeño peluche, la cosa que me conecta con mis estados personales: una coraza para enfrentar lo de afuera, aquello que me cuestiona.
Creo que si uno encuentra su sentido vital, el para qué está en este mundo, necesita menos corazas personales, menos defensas, menos ositos de peluche con los cuales tranquilizarse.
Pero para el pensamiento Psi, el “sentido de la vida” no tiene sentido, no es una cuestión analizable. Sabemos, nos dice, que la gente no es buena o mala, sino que cumple con el mandato de su neurosis. No encontraras sentido a tu vida desde la neurosis.



Quimica y sentido de la vida

Finalmente derroté al cigarrillo.
Con los parches abortando el deseo químico de las neuronas clamando por las buenas sinapsis provistas por la nicotina.
Y con un nuevo sentido de la vida, para poner las prioridades dadas vuelta. Y con perdón, nada de psicoanálisis. Y desculpabilizarse. Y a no creer más, nunca más, que no hay componentes químicos en las adicciones, que no hay forma de desengancharse porque “uno fuma porque esta mal, pero no esta mal porque fuma” y toda la verborragia “aparentista” del psi: vos no estás bien, aparentas estarlo, porque estas negando tu propia enfermedad.

Ese éxito que obtuve me predispuso para otros éxitos personales. Incluyendo el descubrimiento de mi posibilidad de escribir ficción, publicar y hasta ganar premios literarios.

Ahora , voy por más.

sábado, septiembre 03, 2005

New Santa Fé

Ante la increíble falta de respuesta a la hecatombe de Nueva Orleans, la prueba irrefutable de que se terminó -por fracasado- el modo tradicional de gobernar (esa mezcla analfabeta de simpatía frente a la cámara, apretones de mano y falta de planes); ante un planeta que nos desafía a sobrevivir; ante la banalidad del mal; ante tanto dolor sin mitigación posible; ante todo eso y mucho más, reedito un modesto cuento, escrito pensando en Santa Fé-2003. Quizás sirva para algo, aunque no deba exigirsele eso a una ficción. No sé. Nada sé hoy.



Meteorologías

20 de marzo de 2015

En septiembre de 2014 las lluvias en nuestra ciudad alcanzaron el récord histórico de cien milímetros en un mes, una cifra que duplicó el promedio del presente siglo (para no hablar del seco siglo veinte, cuando los promedios anuales apenas rozaban los doscientos milímetros). El ciclo de lluvias había comenzado en 2003, cuando la ciudad de Santa Fe fue anegada en un cincuenta por ciento y nunca pudo recuperarse.
En 2013 los técnicos de hidrología habían informado al Gobernador sobre la necesidad de reforzar las defensas del norte de nuestra ciudad. El arroyo Totoras amenazaba descargar millones de litros en pocas horas.
El Gobernador Severo Fernández Diez se dirigió entonces al Presidente Savio, solicitando ayuda financiera adicional. Pero, las gestiones que se sucedieron entre ambos gobiernos fueron infructuosas. El Presidente estaba fuertemente afectado por la pérdida de los valles patagónicos debido a la marejada del 2012. Como se recordará, la notoria crecida del nivel del mar por el deshielo de los polos había ya afectado al 30% del territorio nacional para octubre de 2012.
Frente a ese panorama, con el inminente anegamiento de la llanura pampeana al sur de Mar del Plata, al Presidente le quedaba poco tiempo para ocuparse del problema de nuestra ciudad.
Hay que recordar que las marejadas del 2012 habían sido anticipadas por la información satelital y, con presteza, el entonces Gobernador de Chubut- nuestro actual Presidente- organizó un exitoso plan de evacuación. Su capacidad de gestión de la catástrofe lo puso en la carrera presidencial con inmejorables posibilidades.
Por eso, nuestro Gobernador no dudó que Savio acudiría en su ayuda. El Ministro de Catástrofes, Sebastián Ricoll, figura central del Gobierno Savio, fue el encargado de las negociaciones.
Por lo que Fernández Diez comentó a sus asesores más cercanos, el Gobierno nacional era remiso a encarar un plan de obras de contención de riadas: la opinión pública estaba absorta mirando la amenaza del mar y no vería con agrado la idea de destinar fondos a problemas de lluvias interiores. El gran tema era el Mar: su amenaza creciente, la posibilidad de hundirse bajo su furia. Dos millones de residentes se habían desplazado de las costas hacia el interior montañoso. Buenos Aires aun resistía, pero se calculaba que en dos años habría que evacuar.
En este contexto, ¿a quién le importaba que Mendoza se hundiera bajo las lluvias tropicales que anegaban la precordillera, desde Jujuy hasta Neuquén?

Ahora ya es tarde: escucho el descenso del muro de agua desde los cerros, envío este email y me refugio a esperar lo peor.


5 de abril de 2015

El agua arrasó con prontitud los suburbios, en la parte alta y se precipitó sobre el Centro con irresistible rabia. Nos golpeó, nos inundó, nos humilló, se regocijó diluyendo nuestras casas en la nada, acuando nuestros recuerdos, las fotos de una vida.
A dos semanas de la riada, lejos de apaciguarse, la población permanece en estado de exaltación permanente, intranquila y sin resignarse a su suerte. Multitudes recorren calles y avenidas anegadas buscando los restos de su anterior vida. Se empeñan en reparar licuadoras y pequeños enseres eléctricos, ya muertos para siempre, inútiles, oxidados y llenos de barro maloliente.
Son personas, técnicamente, inexistentes. No solo han perdido sus documentos de identidad: los registros, las oficinas donde se archivaban sus datos, han sido barridas por la misma inundación que se llevó sus papeles. Son parias, imposibilitados de votar, de acogerse a algún plan de socorro, de inscribir a sus hijos en escuelas o entrar a un hospital.
Claro que eso poco importa, en una ciudad donde ya casi no hay más escuelas ni hospitales y donde votar, parece una impostura, un eco de la vida anterior.
La logística se desmorona, la autoridad del Estado se desvanece, el sentido común se altera. Centenares de personas duermen en los techos- ateridas de frío y humedad- solo para defender de supuestos salteadores las cuatro paredes vacías, los muebles diluidos en el barro y los papeles de su vida anterior, deshechos.

Llamamos a la Opinión Pública y al Presidente Savio a que no nos dejen olvidados. Mendoza sabrá devolver la ayuda, cuando la Gran Marejada ataque desde el Este.

16 de abril de 2015

Me llegó la siguiente versión de un diálogo reciente entre el Presidente Oscar Savio y el Gobernador Fernández Diez.
FD: Presidente, no sé realmente porque acepto la llamada. Será en nombre de la vieja amistad
S: Déjese de macanas Fernández, es hora de ponernos a trabajar juntos para sacar las cosas adelante
FD: Hora? Hora era hace seis meses, cuando había tiempo de hacer las obras de contención.
S: No me lo eche más en cara, hombre. De acuerdo, Ricoll se equivocó, me dio informes... incompletos.
FD: Incompletos? Si yo le acerqué todos los informes de Hidrología... mire Savio: yo ya estoy en conversaciones con los chilenos, está claro?
S: Que decís, inconciente?
FD: Lo que oíste. Y estoy al habla con el viejo Rovira en Misiones y Romerito nieto en Salta: nos vamos a la mierda... mejor dicho: te quedas con tu Argentina de mierda: una Pampa hundida en el agua, mientras los “inútiles” del Norte y de Cuyo se van... adonde nos tratan mejor: yo a Chile; Salta y Jujuy a Bolivia; Misiones y Corrientes al Paraguay. Y a la mierda Argentina porá.
S: No te puedo creer, pará la mano, Fernandez. O te mando el ejercito y la aeronáutica juntas, cabrón.
FD. A la tierra de San Martín vas a mandar algo vos...
S: ...Que querés.
FD: Nada, ya es tarde.
S: Poné la cifra que quieras.
FD.OK: 5 mil millones para reconstrucción de Mendoza, mil para obras y un crédito de cien mil por cada familia de porteños que venga para acá escapando de la marejada.
S: No entendiste. Qué querés para vos.
FD: No podrás. Los chilenos me ofrecen algo que no tenés.
S: Maldito seas. Pasarás a la historia como el hombre que dividió la Argentina
FD: O el que le dio salida al Pacífico, ahora que el Atlántico nos inunda.
S: Hay algo que no sabés. Si querés saber, es tu última oportunidad.
FD: ...
S: Estas ahí, Fernández? Escuchá. Tengo informes.
FD: De qué...
S: Vos te crees que el tipo que paró la catástrofe de la Patagonia, el que revolucionó el manejo de poblaciones, el que es Presidente votado por el 56%, vos crees que se queda sentado mientras su país se hunde, boludo? Pajuerano pelotudo? Vos con tu tonada cuyana, que no sabes un carajo de inglés, que no tenes un solo amigo en el Norte y a lo máximo que jugas es a meterme los cuernos con el vecino...Escuchame, es tu ultima oportunidad. Te tiro el título: se acaba el ciclo húmedo.
FD: ¿...?
S: Ahhh picaste, pajarito, picaste no? Sí, confirmado por John Highlenson, el experto de NASA que está en el tema. Intimos somos desde el año 12.
FD: Quiero datos ciertos, Savio, no rumores bolaceros.
S: Te doy ya mismo el fono del gringo, llamalo de mi parte y el te confirma todo: pero ojo, la data real, última, en detalle, solo la comparte con papá, está claro? Con Papito...
FD: Me cansaste, me voy a Santiago esta tarde y cierro...
S: La puta que te parió, Fernández!! Vos y tu chota idea fija. Escuchame, cerremos así, y no se habla más: 2 mil millones para reconstrucción y obras, 50 mil por cada porteñito que se instale por allá, y un regalo para vos por 5 milloncitos, que no está nada mal. Además: información de primera con acceso al gringo de la NASA, un plan estratégico de salida al Pacífico con nuestros amigos trasandinos, El Pacto de Cuyo. Además, los invitamos a Romerito y el viejo Rovira a firmar el Pacto de Fronteras de la Integración con nuestros hermanos latinoamericanos, y todos felices. Se termina el ciclo húmedo, viejo, cambia la meteorología, carajo! Y empieza el frío seco, se termina el deshielo, huijjjaa! Entendés Fernández? Un abrazo, cuyano marmota!
FD: Chau, patagónico insufrible

15 de Mayo de 2015

Con sorpresa, hemos visto a nuestro Gobernador invitar al Presidente Savio a inaugurar el campamento de refugiados que se ha instalado en Zona Sur. No es una obra demasiado importante, como para que se haga presente ni más ni menos que el Primer Mandatario. Se han abrazado ante las cámaras y no parece haber ni una brizna de la tensión que, es público y notorio, los separó en las horas peores de la riada. Se los vio reir (de que se reirán, me pregunto, que cosa simpática le ven a esta realidad?), secretear, y abrazar al mismo niño dos veces seguidas. Han prometido inaugurar próximamente el Hospital de agudos, un barrio de 1000 viviendas y otras obras de infraestructura. Se rumorea un plan de ayuda de mil millones, lo cual parece mucha plata para los cándidos periodistas que se marean con las cifras millonarias, pero que cualquiera sabe que no alcanza más que a cubrir obra menor.
Estuvo presente el Embajador de la República de Chile, siempre presto a dar su ayuda al entrañable Cuyo. Se lo vio al petiso Rovira , que no se entiende qué hace tan lejos de su Misiones, y al Romerito. ¿Qué tendrán los políticos que siempre están donde hay cámaras?

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!